lunes, 29 de mayo de 2017

Me visitan las palabras
en las que no quisiste quedarte,
me acusan los sucesos
en los que falló tu memoria,
me interpelan los silencios
en los que preferiste dormir.


Me acongojan los sentidos
que conocieron tu nombre,
me insisten los adjetivos
que colgué en tu espalda,
me persigue el espejo
en el que cerraste los ojos.


Y así y todo,
te confieso que te quiero,
te expongo los sucesos,
te recuerdo los segundos,
insisto en despertar en tu sueño,
en colgar de tu espalda mis secretos,
y adjetivar cada uno de tus silencios.

Mientras todo pasa,
invento salidas de emergencia
que sirven para atravesar las dudas
en las que inevitablemente te encuentro.



No hay comentarios:

Publicar un comentario