lunes, 29 de mayo de 2017

MIEDOS

Yo… soy el miedo
el miedo que se asoma a tu ventana,
se peina en tu memoria,
soy el miedo que te asecha en el espejo
el que junta una a una tus contradicciones
para echarlas a rodar por la escalera…
Me acerco despacito
a tu canción de la mañana
y te muerdo,
te conmuevo,
te espabilo,
te presiento,
me presento a tu combinación de vestido saludable,
de camisa triste
de zapatos desganados…

Soy el miedo que te corroe,
te corrompe
te inflama la conciencia
te golpea las certezas…
Y siempre, siempre… desayuno a tu lado
sobretodo, los lunes…
esos días que me río a carcajadas
mientras tu café se enfría
Y me vuelvo migas en tu mesa barata

Te acompaño a la intersección de tu sonrisa antes de cruzar la puerta
y te amarro las muñecas con  mis ojos…
te vuelvo escéptico
te sigo ecléctico,
te limpio las babas
justo en el instante que recuerdas
el sexo de anoche…
jaaaaa Si… ahí estuve…
conteniéndote en la ropa
cohibiéndote el deseo
el pensamiento
el sentimiento
el orgasmo desquiciado de aquel que no tenía alma
porque también mi alma se reía de ti…

Miedo, miedo... soy el miedo, miedo

Me acurruco en tu mochila,
Te absurdizo la espera,
La mirada al vacío
el bondi que no viene
Y tú... en esa estúpida rutina
Deseando escapar
¿Escapas de mi?
¿De qué escapas?
Si estoy ahí… implacablemente contigo
susurrándote al oído
esas palabras soeces con las que miras a los pasajeros
que te sacan la ropa con conciencia mutilada
y espasmódicamente te pervierten los tobillos

¿Me escuchas?
Soy ese escalofrío que sostiene tus orejas
Para no escuchar el sol
Porque te da miedo escuchar el sol…
Te da miedo la lluvia,
El invierno,
La cadencia de los días,
Lo oscuro,
Lo alto,
Lo infame,
Lo lúcido,
Lo sobrio…
Lo ebrio…

Miedo, miedo… Soy el miedo

Espectro tras de ti
Y tú…
Tontamente pensando en el árbol de afuera
En el perro rengo del bulevar
En la risotada del mimo que huele a vino
En esa esquina,
Llena de olor a lluvia revuelta,
Llena de los besos que no te afanaron,
Llena de choros con perfumito barato
Llena de putas con sueños líquidos…
Llena de caras,
caras de nube
De libro
De taxi,
De perro rengo,
De casa,
De avenida,
De smog,
De país…
Todos ellos con cara de nada... porque para ti no son nada

Ahí es cuando me miras
Y te clavo mi aliento en la mitad de tu conducta
Soy el miedo, miedo…

Soy ese vacío, entre tu voz y el mundo
Soy la milimétrica medida de tus lágrimas,
Soy el sonido ciego
en la danza de tu libertad
Soy el ritual en tu insomnio
El muro en el que te arrepientes
De la culpa que no es tuya
soy el despojo de la tierra
el intervalo de tus malabares
cuando escapas del hastío
Soy tu deseo roto
Soy tu corazón roto…
Soy el pozo donde se ahogan tus canciones

¿Quieres correr?
Dale, te doy ventaja
aletea sobre la herida
migra sobre lo imposible
igual no me podrás abandonar
no huyas de mi,
eres mi reflejo favorito

eres ese nombre en el grafiti de la esquina
eres el dolor de la baldosa suelta
y yo…
 ando como un funambulista por tus pestañas
camino atravesándote la sombra
y siempre vuelves,
volvemos
nos envolvemos
nos acurrucamos
en la noche que vigila
y en la vigilia,
compartimos una copa en la incertidumbre de tu soledad
tu soledad tan sola y tan conmigo…

Soy tu propia muerte mirándose a sí misma
Y también soy tu vida invitándote a la fiesta…
Soy tu acrobacia en las madrugadas etílicas
soy el abismo en el que te acusas
mientras te rompes en llanto,
soy tu canto,
tu brote,
tu cansancio,
tu conciencia
tu impaciencia…
Soy tu atino,
Tu destino,
Tu lujuria,
Tu extrañeza…

¿Hacemos una tregua?
Dale, vamos a bailar…
Vamos a trenzar nuestros dedos
A regocijarnos en el balcón de la tristeza
Bailemos
Bailemos

Concédeme una pieza…
Prometo que la próxima vez
Será más placentero el pulso en tu espina dorsal,
Prometo besarte la nuca
Sin asustarte,
Prometo no hacer promesas
Prometo un brindis
por la mutua necedad de estar juntos

Ven, bailemos…
Quitémonos las máscaras
Mirémonos a los ojos
Siente la levedad
Si… soy tú...
Soy tu sexo,
Tu plexo,
Tu mantra,
soy el mandala que circula en tus humitos pausados
soy tu centro de equilibrio

Ven bailemos
Hagámonos una catártica bienvenida
Ardamos en fiebre
Irrumpamos en el hastío
Y besémonos en el hoy
Que es lo único que queda

antes de perder la fe…


Me visitan las palabras
en las que no quisiste quedarte,
me acusan los sucesos
en los que falló tu memoria,
me interpelan los silencios
en los que preferiste dormir.


Me acongojan los sentidos
que conocieron tu nombre,
me insisten los adjetivos
que colgué en tu espalda,
me persigue el espejo
en el que cerraste los ojos.


Y así y todo,
te confieso que te quiero,
te expongo los sucesos,
te recuerdo los segundos,
insisto en despertar en tu sueño,
en colgar de tu espalda mis secretos,
y adjetivar cada uno de tus silencios.

Mientras todo pasa,
invento salidas de emergencia
que sirven para atravesar las dudas
en las que inevitablemente te encuentro.



miércoles, 25 de enero de 2017

Decide caer,
rómpete sobre el piso seco,
el golpe despejará tus miedos,
curará tu impaciencia
le robará a otros las ganas de olvidarte...
Decide caer
decide ser más de lo que dejaste,
ser más de lo que soltaste...
...porque te soltaste...
no esperes,
no huyas,
no rimes el viento con las canciones
porque al final solo el mar ruge,
y sabes bien que eso te calma
Decide caer,
insiste en golpear tus dolores contra la quietud,
imagínate el vacío...
sigue siendo tu, siempre...
Sabes que la recompensa es el espejo
es el único que verdaderamente ama tu esencia...
Decide caer... luego ven y sonríeme

miércoles, 18 de enero de 2017

JM

...Un día
Dos palabras
Tres cortinas
Cuatro buenos augurios
Cinco vueltas
Seis canciones
Siete gatos
Ocho intentos
Nueve vistas por la ventana
Diez apuestas
Once silencios
Doce nubes
Trece abismos
Catorce razones
Quince noticias
Dieciséis mensajes
Diecisiete medialunas....
...Por Dieciocho recuerdos a diecinueve grados...

lunes, 16 de enero de 2017

34



Las nubes acobachadas,
el corazón acobardado,
la calle húmeda,
la víspera de siempre...
La risa escondida 
la gota que aún no cae,
el perro silenciosos,
el gato en la cornisa,

los pasos que pesan,
las huellas que olvidan
la víspera de siempre...
El clima bipolar de la ciudad trifásica
el café a punto,
el abrazo roto,
el beso perdido,
la víspera de siempre...
Tú, yo, él, ellos, todos los demás,
los 34 en la cocina,
en la ventisca,
en el espejo,
en la desvalijada caricia,
eso que se purificó ayer,
eso que se corromperá mañana,
el domingo,
la furia,
el olvido...
Hoy es la víspera de siempre.

Me acude un desgastado artilugio
que dicta intersticios de 6 de la mañana,
la hora de los fantasmas que saben verter café
en la taza invisible que comparto contigo

Me invade un agónico preludio
que arpegia tu reloj siempre en deuda con el tiempo,
la obviedad perfecta de la mentira que me creo
en el amanecer imposible que comparto contigo
Me perturba una impávida ciclotimia
que concurre en la arritmia de un piano sin sonido
la abulia que cuelga de tu voz en la ventana
en la cadencia muda que comparto contigo
Me deviene un desgastado artilugio
que dicta la impostación de los poetas,
marcando la distancia entre todos mis versos
y cada día inexistente que comparto contigo

domingo, 15 de enero de 2017

Desamotiné las palabras para limpiar el camino
pero la brecha amaestró los nudos
que acobardaron mis manos en tus muñecas.
No pude hacer más que intrincarme hacia tu risa
arrugarme el alma para no rozarte más
mientras un abrazo componía la madrugada


Desembarqué mi mercancía de sonrisas
en la playa que me ofreciste lejana
no pude lograr más que una insensata incertidumbre
al regreso del bumerang
que partió mi beso en irremediables silencios

Pude verte
mudo e intermitente
pude ir más hacia adentro
de ese laberinto que sabes construir
con el único fin de hacerme perder en tu espasmo

Fue una luna, de un 16, de una insolación de infortunios,
fue un cielo cordobés acuoso e inconstante,
de invasiones sin esfuerzo
de pasos húmedos
de desdoblamientos conocidos

Desamotiné las palabras para limpiar el camino
sin pensar que el día siguiente
quedarían sobre el asfalto
todos los restos
de tu ausencia siempre tan presente,
siempre tan laberíntica,
siempre tan intermitente...
Me despojo de mi nombre,
dejo el alma en un vasito,
despedazo el amuleto,
reto al insomnio,
salgo al balcón a dejar que la noche me encandile,
de paso, arrojo cada memoria
-hasta la más infame de las memorias-

Me entrego al ruido
mientras descuelgo los años
que puse a secar ayer,
me deslizo hacia adentro de la casa,
finjo que soy yo, de nuevo...

Habrá que ver si mañana
el amuleto se recompone,
mi nombre se despoja del tuyo
en lo que quedó del insomnio
cuando fingiste dormir...

Habrá que ver si mañana
puedo vestirme con años limpios,
Si mi alma sigue intacta en el vasito,
si sobrevivieron las memorias
-hasta la más infame de las memorias-


LÚDICA


Fuimos un rompecabezas,
un jueguito de azar de viernes descompuesto,
fuimos la maniobra
en el quiebre del hastío...


Fuimos el conteo
que revelaría el knock-out del mundo,
el fin de los contrarios
el deceso de los débiles...


Fuimos el premio que nadie reclamó,
el acumulado para la próxima victoria
el número escondido
en la lotería de la paciencia...

En mi sábado inflamablemente azul,
bajo la sombra de un Jacarandá
recopilé sabores,
puse todos los olores al fuego,
aparté silencios rústicos,
deletreé memorias felices,
mordí naranjas brillantes,
escribí letras volátiles,
quise ser una flor violeta
en la procrastinación de la primavera


En mi sábado inflamablemente azul,
bajo la sombra de un Jacarandá,
se tildó mi inocencia
al ver volar tu calma por mi cielito restringido.
Ahí fue cuando me encerré
entre las cáscaras de mis naranjas brillantes,
me zumbé un violeta,
me detoné el silencio,
y rompí el azul,
provoqué la inminente explosión
de tu calma,
de mi cielito restringido,
de mi sábado inflamable
Sobrevivió una memoria sonriente
y una naranja brillante
bajo la sombra de un Jacarandá.



Viento: 12 horas
pre juiciosa primavera de sábado
aquiescencia que rejuvenece
en la danza de mate solitario


Viento: 13 horas
asalto tu silencio
bajo el puente en el que escondes
toda posibilidad de mi


Viento: 14 horas
me reconforto en tu falacia
en la respuesta incompleta
que sonríe mientras empaña mi espejo



Afuera hay viento,
hay sábado,
hay ruido...
Adentro hay mate,
hay horas,
hay danza...
Al medio hay un espejo,
un prejuicio,
un silencio...


Me detengo en el intento
de inventar una estación
en la que quieras venir
se me agota la paciencia,
se me desgastan los vientos,
los puentes,
los sábados,
las horas,
los poemas...

ANTES DEL FIN

Antes del fin, 
quiéreme,
revélame el secreto,
cobíjame en tu zamba
saca a la luz tus lunas de bolsillo
embelésame el augurio...


Antes del fin,
ven a danzar mi madrugada,
cuéntame tu plan de primavera
tu requerimiento de verano,
tu postulado de otoño...


Antes del fin,
desármame en todas tus ganas,
reconstrúyeme en el orden de tus pestañas,
regocíjate en mi silencio,
tráeme de vuelta la metáfora que escondiste
en el último sol que te vio...


Antes del fin,
tócame esa canción que desviste mis insomnios
prepárame ese café batido
sonríeme en pausa
quiéreme de vuelta...


Antes del fin,
tomemos un mate,
despojémonos en un vino,
murmuremos unos cuantos parques
retomemos la ingenuidad...


Antes del fin,
empecemos algo
para que valga la pena
conocer el sabor de la infame levedad...